Inicio Foro
Noticia
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario Contraseña: Recordarme

El carril de las minorías
(1 viendo) (1) Invitado
  • Página:
  • 1

TEMA: El carril de las minorías

El carril de las minorías hace 7 años #8115

  • ltoyos@gmail.com
  • DESCONECTADO
  • Bicicletero/a Senior
  • Con2Pedales.com
  • Temas: 58
  • Karma: 0
Este lamentable artículo fue publicado el Miercoles 31 de Julio en La Nueva España

LO TRISTE: que haya "opiniologos" de talante reaccionario, que tengan la capacidad de que sus artículos se vean publicados en el diario de mayor tirada de Asturias

LO POSITIVO: Que La Nueva España, al menos,haya tenido la deferencia de retirar el artículo de su web....aunque, publicado en papel quedó, y gracias a las herramientas de caché de Google hemos podido recuperarlo.

----------
El carril de las minorías
Una reivindicación de la siesta, del hablar sin dar voces y de la lectura al aire libre
31.07.2013 | 00:00


Francisco García Pérez

Una vez terminado ese carril bici del Paseo Marítimo de Gijón que ha conseguido no contentar a nadie (ni a ciclistas, ni a peatones, ni a automovilistas, ni a usuarios de otros carruajes), también reclaman los monopatinistas (se llamarán así) un carril para ellos. Hacen muy bien: son minoría (como los usuarios de la bicicleta), pero los tiempos modernos dictan que se debe favorecer, proteger y alentar a las minorías. A la mayoría que le vayan dando. Pertenecer a la mayoría es una ordinariez, no es europeo, una antigualla. Lo que mola es ser minoría y reclamar, exigir, reivindicar, instar y requerir. Cada minoría aspira a lo que otra minoría ha obtenido. ¿Acaso mi minoría es menos minoría que otra minoría? ¿Acaso mi minoritario minoritarismo es menos minoritariamente minoritario que el minoritario minoritarismo del prójimo? Tan potente argumentación ha acabado por convencerme. De modo y manera que como muchos de mis gustos me encuadran en una u otra minoría («parte menor de las personas que componen una nación, ciudad o cuerpo»), comienzo desde aquí y hoy mismo a denunciar los atropellos sufridos por mis minoritarias minorías y a exhortar con vehemencia a quien corresponda para que dé satisfacción inmediata a las muy justas demandas de las susodichas minorías minoritarias a las que pertenezco, no vaya a ser que me enfade y frunza el ceño y ponga los brazos en jarras y menee la cabeza, que tengo yo muy mal carácter.


Por ejemplo, pertenezco a la minoría de los siesteros o sesteantes, que ni nombre nos reconoce la Real Academia. No soy persona si no echo un sueño después de comer, y esta mi afición minoritaria es tal que hasta practico en ocasiones la siesta del carnero, la que precede a la comida. Pero hete aquí que muchas veces me pillan esas horas lejos de mi cama, atendiendo a compromisos entre personas mayoritarias que incomprensiblemente sobreviven sin el «pigazu» que en tanto contribuye a mi felicidad. De modo que quiero, exijo y reclamo un «carril siesta» y lo quiero ya y lo demanda ya la minoría sesteadora. Que se habiliten de inmediato en todas las ciudades, pueblos, villas, aldeas y lugares de la patria mía carriles («bandas longitudinales») cubiertos, insonorizados, gratis y subvencionados, y provistos de muelles lechos y una mesita con termo de café caliente para el despertar.


Por ejemplo, pertenezco a la minoría de los no vociferantes. Me molestan mucho las formas de comunicación mayoritarias consistentes en dar grandes voces para saludar, pasarse recados o llamar la atención de alguien que está a dos metros, en gritar por las calles y plazas y avenidas y bulevares. De modo que quiero, exijo y reclamo un «carril antialaridos» y lo quiero ya y lo demanda ya la minoría silenciosa. Que se pongan a nuestra disposición en todas las vías públicas (¡no a los guetos!) estructuras acristaladas donde podamos departir con el prójimo sin taladrarle los tímpanos ni padecer la perforación de los nuestros. Mi talante tolerante constante me inclina a dejar como opcional (de momento) que suenen bajito en los mismos los adagios de la música de cámara de Mozart, que no quiero que mi minoritariedad parezca mayoritariamente abusiva con el erario público.


Por ejemplo, pertenezco a la minoría de los lectores al aire libre. Si el tiempo lo permite, soy muy partidario de leer a cielo abierto y sin que ningún pelmazo me aborde para preguntarme que qué hago allí, que si me aburro y que si por eso leo. De modo que quiero, exijo y reclamo un «carril de lectores» y lo quiero ya y lo demanda ya la minoría minoritarísima de leyentes ventilados. Butacones, atriles y mesas. Prohibidas las conversaciones, que para eso está el carril anterior.


Y así sucesivamente minoritariamente. Carriles para minorías por doquier. Todo el poder para las minorías. Un mundo de carriles nos aguarda. Agrupémonos todos en el carril final. Amén.
--
"Mientras haya un hombre pedaleando, habrá esperanza"
H.G. Wells

Re: El carril de las minorías hace 7 años #8116

  • ltoyos@gmail.com
  • DESCONECTADO
  • Bicicletero/a Senior
  • Con2Pedales.com
  • Temas: 58
  • Karma: 0
Este es el autor del artículo: Francisco García Pérez

por si le queréis decir un par de cosas cuando os lo crucéis por la calle.

--
"Mientras haya un hombre pedaleando, habrá esperanza"
H.G. Wells

Re: El carril de las minorías hace 7 años #8117

  • ltoyos@gmail.com
  • DESCONECTADO
  • Bicicletero/a Senior
  • Con2Pedales.com
  • Temas: 58
  • Karma: 0
Como digo, el artículo estaba publicado en esta dirección,
www.lne.es/opinion/2013/07/31/carril-minorias/1449329.html

y LNE lo tuvo que eliminar de su web, aunque tarde, porque en la edición impresa sí que quedó reflejado.
--
"Mientras haya un hombre pedaleando, habrá esperanza"
H.G. Wells
  • Página:
  • 1
Página generada en: 0.24 segundos
 
Top